Proceso de fabricación

Proceso de fabricación

Nuestro contacto con el negocio recorre todas las etapas ya que somos un fabricante que supervisa cada fase de la producción.

La madera se tala, se poda y se traslada inmediatamente desde el aserradero hacia terrenos no húmedos. Se trata de evitar a toda costa la humedad del ambiente y del suelo. En primavera se le quita la corteza para conseguir un secado más rápido sin deformarse. De este modo, tenemos un oreado natural, sin perder la forma original de la madera.

Una vez secado, se cortan los troncos en tablones y se colocan en pilas horizontalmente pieza sobre pieza, separadas por listones para ayudar al secado permitiendo el flujo de aire entre tablones.

Cuando la madera ya está seca y lista para ser utilizada, se seleccionan los tablones de las medidas necesarias según el mueble y se les aplica los cortes necesarios para obtener la pieza tal cual la necesitamos. Además de la maquinaria tradicional, actualmente los pantógrafos (máquinas de corte por control numérico) facilitan la tarea aportando una rapidez y exactitud insólitas.

Si la pieza en cuestión requiere de marquetería, se creará una chapa mediante cortes de distintas chapas con color o sin él. Finalmente se aplica esta chapa resultante, de menos de un milímetro de grosor, y se adhiere fuertemente a la madera para que jamás pueda soltarse. Una labor manual digna de los más altos artesanos.

El mueble ha sido preparado tanto en chapas como en maderas y ya está listo para ensamblar. Se acoplarán las distintas piezas, se darán los últimos detalles que pudieran faltar y se dejará pendiente de pulimentar.

Una vez el mueble está montado, se barniza con el acabado elegido por el cliente. Recuerde que puede consultar todos los acabados en nuestra sección de catálogo. Seleccionando de entre los muchos parámetros existentes, el cliente final obtendrá un acabado totalmente exclusivo.

El mueble ya ha sido pulimentado y sólo queda montar cada una de sus piezas y añadir los herrajes, bisagras y tapizados necesarios para finalizarlo.

Una vez el mueble está terminado se empaqueta con las máximas precauciones para enviarlo directamente a la tienda en la que deba ser vendido, conservando así la máxima garantía y fiabilidad que otorga Novecento. El mueble llegará por vía terrestre o marítimo.